Zamburiña

Moluscos y cía

Cómo cocinar un pescado entero en el horno

El pescado es un alimento que tiene que estar presente regularmente en nuestra dieta, y con la cantidad de variedad que hay, no resulta difícil comer uno distinto cada día. Hoy vamos a ver cómo se hace un pescado entero, sin despiezar en el horno.

El salmón es uno de los pescados más populares que hay. Su tamaño es adecuado para hacerlo entero en el horno, por eso lo hemos elegido para esta ocasión. También pueden valer otros pescados como la merluza, la trucha asalmonada, el pargo, la trucha, la dorada, la lubina u otros pequeños peces.

Cómo cocinar un pescado entero en el horno

Para cocinar el pescado entero, sigue estos sencillos pasos y tendrás una presentación impresionante.

Cómo cocinar un pescado entero

Ten en cuenta que cada 1/2 kilo de pescado sirve para 1 y 1/2 porción.

Pide a tu pescadero que te limpie el pescado, que le retire las vísceras y le abra por la mitad (pero sin retirar la espina ni la cabeza), además de que le descame. Así tu no tendrás más que lavarlo bien bajo el chorro de agua fría cuando llegue a casa.

Precalienta el horno a una temperatura entre 180ºC y 230 ºC, dependiendo del tamaño del pescado. Cuanto mayor sea el pez, mayor temperatura.

Una vez limpio, sécalo con un papel de cocina. Úntalo con aceite de oliva por dentro y por fuera, y espolvoréalo con sal y pimienta negra a tu gusto.

Si quieres puedes rellenarlo con un majado de ajos y perejil, o con gambas y otros mariscos. Si el pescado es de tamaño grande, una vez relleno puedes coserlo con aguja y guita, todo alrededor para que no se salga.

Si su tamaño es más grande que tu horno, córtalo por la mitad transversalmente. Coloca el pescado sobre una bandeja forrada con papel de aluminio o untada con aceite de oliva de forma que no se pegue a la hora de servirlo.

Vuelve a sazonarlo con sal y pimienta negra y mételo en el horno. El tiempo de cocción dependerá del tamaño del pez. Para pesos de 500 gr a 1 kilo el tiempo es aproximadamente 20-30 minutos a 200° C. Si es más pesado, aumenta el tiempo de cocción en proporción.

A mitad de cocción, vierte un chorrito de vino blanco por encima para darle sabor. Si tienes un termómetro de cocina, puedes introducirlo y ver a que temperatura está. Lo ideal es que llegue a 65 ºC internamente. O en el caso de los pescados más pequeños, simplemente cocínalos hasta que veas que la carne se desmenuce fácilmente al pincharlo con un tenedor.

Si puedes, sirve el pescado entero directamente en la mesa. Es más impresionante si se ve entero. Para despiezarlo, retira la piel con cuidado y retira la carne de cada lado con una espátula. Ten cuidado con las espinas.

En nuestra próxima receta intentaremos hacer una ensalada césar con pescado. Si no puedes esperar más, visita la página ensaladacesar.info.