Zamburiña

Moluscos y cía

Ostras a la parrilla

Una ostra, un poco de mantequilla, unas hierbas aromáticas y una parrilla, no necesitas más para disfrutar de un plato de deliciosas ostras. Con un toque ahumado, tiernas y un pelín picantes, estas ostras a la parrilla son lo más. Lo puedes combinar con esta receta de fideuá y convertirlo en una delicia.

Lo más difícil es abrir la ostra. Algunas se resisten, pero por suerte hay un truco para abrirlas más fácilmente. En las notas os lo cuento. Es importante protegerse los dedos y las manos para que al ejercer presión con el cuchillo de ostras, no nos llevemos nada por delante.

Ostras a la parrilla

Hay que eliminar la concha superior, la que es más planita, y dejar la concha inferior, que tiene una forma cóncava. Las ostras están listas cuando están empezando a encoger y la mantequilla se ha derretido y está en proceso de caramelización. En ese momento hay que sacarlas de inmediato.

Ingredientes

  • Ostras frescas, preferiblemente cosechadas ese día
  • Mantequilla a temperatura ambiente
  • Mezcla de hierbas aromáticas (tomillo, perejil, romero, etc.)

Indicaciones:

  1. Calienta la barbacoa hasta que alcance una temperatura agradable y caliente. Se trata de una cocción rápida, así que cuanto más caliente mejor.
  2. Abre las ostras que vayas a colocar sobre la parrilla. Como hay que evitar que se sobre cuezan, es mejor hacerlas en varias veces, ya que muchas ostras a la vez pueden resultar difíciles de controlar. Para abrir las ostras, protege tu mano con un guante y apoya la ostra contra una superficie dura. Con un cuchillo para ostras ejerce presión para abrir la ostra, es el mismo procedimiento que para abrir una nuez. También puedes hacerlo con un destornillador.
  3. Elimina la concha superior (la más plana) y coloca las ostras (con la concha inferior) sobre la parrilla.
  4. Mezcla la mantequilla con la hierbas aromáticas y pon una cucharada en cada ostra.
  5. Cierra la barbacoa y deja que se cocinen durante 3-4 minutos. Después de ese tiempo, comprueba la cocción de las ostras. Tienen que haber empezado a encogerse y se puede empezar a ver la caramelización de la mantequilla por los bordes. Si vez que es necesario, cocínalas durante 30 segundos más (pero es mejor dejarlas un pelín crudas que cocinarlas de más).
  6. Saca las ostras de la parrilla y cómelas tan pronto como estén lo suficientemente frías para meterlas en la boca.

Notas adicionales:

Si te resulta imposible abrir las ostras, cuécelas en agua caliente durante 30 segundos. Enfríalas en hielo y vuelve a intentarlo.

Si quieres cocinarlas con las dos conchas, coloca las ostras sobre la parrilla y cierra la tapa. Comprueba cada minuto cómo va de cocción. En cuanto veas que la concha superior se abre, saca las ostras y sírvelas.