Zamburiña

Moluscos y cía

Percebes con limón

Durante mucho tiempo los percebes han sido una exquisitez tanto en nuestro país como en el país vecino, Portugal. Y por todo el norte se pueden encontrar en cualquier pescadería o lonja. Los del sur lo tienen más difícil, pero siempre se pueden comprar congelados.

Los percebes son recogidos a mano, con mucho cuidado, de las formaciones rocosas del mar. Crecen por toda la costa cantábrica, en especial en Galicia, donde es uno de sus platos típicos. Su precio es bastante elevado, por el riesgo que constituye cogerlos, pero como todo, una vez al año, no hace daño.

Percebes con limón

Contrariamente a lo que parecen, los percebes son crustáceos, y tienen una parte comestible y otra que no lo es. La parte comestible es la adherida a las rocas, y la carne tiene un sabor mucho mejor que el de las almejas. El percebe es un animal hermafrodita, esto significa que tiene los dos sistemas reproductores: el masculino y el femenino. Pero no puede fecundarse a si mismo.

A la hora de cocinarlo, sólo es necesario cocerlos en agua salada hirviendo durante 2 a 3 minutos (dependiendo del tamaño que tengan), y servirlos así con un chorrito de limón. No requiere más acompañamiento ni cocción. Y así es cómo hemos hecho esta receta de hoy, sin complicaciones y explicada lo más sencillamente posible.

Estos son los ingredientes que necesitas para hacer 4 raciones:

  • 4 litros de agua
  • 2 tazas de sal
  • 1 kilo de percebes vivos, lo más frescos posibles
  • Varios gajos de limón, al gusto

Indicaciones para hacer los percebes:

Empezaremos colocando una olla a temperatura alta en la que verteremos el agua y calentaremos para que llegue a ebullición. Añadiremos la sal para simular el agua salada del mar, y revolveremos el contenido hasta que se disuelva toda la sal, aproximadamente tardará 1 minuto en hacerlo. También se puede añadir una hoja de laurel al agua de cocción para darle un regusto.

Incorporaremos los percebes al agua y los coceremos durante un par de minutos aproximadamente, hasta que estén tiernos. Pasado ese tiempo, escurriremos los percebes y los emplataremos de forma individual. Los serviremos con unos gajos de limón para rociarlo por encima al gusto de cada consumidor.

También se pueden freír en la sartén una vez cocidos, pero creo que no es necesario aplicarle más cocción ¿Para que tocar algo que ya funciona? Y ya tenemos nuestro plato de percebes preparado.

Si quieres algo dulce para después de los percebes, aquí tienes algunas ideas para hacer tus crepes y cómo hacer dulce de leche paso a paso para poder rellenarlos.