Zamburiña

Moluscos y cía

Bueyes de mar rellenos

La preparación de los bueyes de mar, así como de otros diferentes tipos de mariscos, toma bastante tiempo, pero es muy gratificante. Comprarlo fresco y prepararlo tu mismo, es la manera más fresca y más sabrosa de comerlo.

Si no tienes tiempo para preparar tu propio buey, se pueden comprar ya cocidos y rellenados, pero el sabor es muchísimo peor, y realmente no sabes lo que estás comiendo.

Bueyes de mar rellenos

El buey de mar está delicioso servido nada más que con un chorrito de limón, pero también se pueden hacer muchas más preparaciones con él, como la receta de hoy en la que van rellenos con su propia carne.

De cada buey de mar, se saca un 20-25% de carne comestible. Por eso esta receta requiere 2 bueyes de aproximadamente 1 kilo cada uno, lo que serian unos 500 g a repartir entre 4 personas.

Es más humano matar al buey antes de cocinarlo y es más práctico, ya que puede moverse al hervir y salirse de la olla. Para matarlo, dale la vuelta abajo y abre la aleta abdominal en la parte inferior. Pincha el centro con un pequeño cuchillo o pincho y muévelo de lado a lado. Esto matará el buey al instante.

Y ahora empezamos a cocinarlo.

Lista de ingredientes

  • 2 bueyes de tamaño grande
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cuchara de perejil picado
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1/4 de limón
  • Sal y pimienta negra, al gusto

Procedimiento

Añadimos los bueyes boca abajo en una olla llena de agua hirviendo con sal, el agua está salada, por lo que tiene un sabor parecido al agua de mar. Reducimos la temperatura al mínimo y dejamos que cuezan a fuego lento durante 12 minutos por cada kg (por lo que nuestros bueyes de 2 kilos tendrán que cocer durante 24 minutos.

Una vez cocidos, los escurrimos y dejamos que enfríen. Separamos las patas y las pinzas del cuerpo y las ponemos aparte. Raspamos la carne marrón de la cáscara en un recipiente. Quitamos las branquias acentuadas desde la parte central del cuerpo y las eliminamos. Cortamos el cuerpo por la mitad.

Utilizamos un pincho para sacar la carne fuera, y la vamos poniendo en un recipiente. Envolvemos las patas y las pinzas una a una en una toalla, y le damos con un martillo.

Sacamos toda la carne que podamos y cuando ya tengamos toda en un recipiente, la desmenuzamos bien. La carne la podemos conservar en el frigorífico tapada durante 5 días, o congelarla.

Pelamos y picamos las cebollas y el diente de ajo. Mezclamos la carne de los bueyes, junto con la cebolla el ajo y el perejil picado. Lo salpimentamos y sazonamos con el zumo del limón y el aceite.

Rellenamos los caparazones de los bueyes con este relleno y lo servimos.